Más Venezolano que un sofrito de ají dulce.

Uno de los principales responsables del rescate de los sabores venezolanos es el Chef Harry Rivero, Es un Chef luchador y emprendedor que proyecta humildad, humildad que en mi opinión debería caracterizar a todo cocinero. Posee un sexto sentido para combinar sabores venezolanos, cree al 100% en los productos locales, y cuando todas esas aptitudes y virtudes se juntan forman comida venezolana maravillosa que te lleva a pasear por momentos y recuerdos inolvidables.

Recuerdo la primera vez que fui a La Cantata y probé el dulce de paleta, me quedé muda por varios minutos, ese sabor me llevó a recordar mi niñez. Como cocinera trataba de ubicar en mi memoria los ingredientes que estaban presentes en cada bocado, pero mi mente se negaba y me llevaba a recordar esos momentos de mi niñez cuando mi abuela me lo preparaba en casa.

Esas son las emociones, vivencias y alegrías que transmite el chef Harry Rivero en cada una de sus propuestas gastronómicas.

Mariam Herrero.

Hablar del Chef Harry Rivero, es trascender el momento histórico que actualmente vive la gastronomía en Venezuela. Este cocinero Larense ha marcado, desde mi punto de vista un hito de referencia, un antes y un después en la reinvención de la rica y variada cocina Venezolana.

Incluir nuevos ingredientes que en antaño nadie visualizó su utilidad, ya eso habla muy bien de su innovadora y audaz propuesta gastronómica con sentido de pertenencia.

Los estudios e investigaciones constantes que lleva adelante Harry Rivero, sobre la puesta en valor de nuevos platos, reflejan la perseverancia y constancia en construir desde lo positivo la unión de productos frescos y variados que emergen de nuestras tierras tropicales.
Rescatar la esencia de los sabores de nuestros aborígenes y colocarla en primer plano, es un tributo que se hace no sólo a nuestra cultura sino al despertar de los sabores colectivos que viven en nuestro imaginario.

Mis palabras de admiración y de estímulo para que los contenidos creativos gastronómicos de este reputado cocinero sigan cabalgando por sendas milenarias e infinitas.

MSc. Jorge Fernández
Coordinador de la Escuela de Turismo
PNF-UNEY
@jorge.turismo

Conocí al chef Harry Rivero en un festival de gastronomía que hicieron en Carora a mediados de este año, y desde ese momento nos dispusimos a planear y trabajar en diferentes proyectos de formación en el mundo culinario, comenzamos con los talleres de Fotografía Gastronómica de Divina Foto en la ciudad de Barquisimeto y luego él tuvo la gentileza de invitarme a participar en sus Sesiones Gastronómicas en la ciudad San Felipe, un emprendimiento genial que hace un aporte a la gastronomía venezolana en todas sus vertientes.

Harry es uno de los embajadores más importantes de los productos venezolanos, aquellos que tienen su origen netamente en la producción hecha en casa, apoyando a diferentes emprendedores que buscan rescatar los sabores de Venezuela.

Para mi ha sido un honor poder contar con un cocinero de la talla de Harry Rivero, que no solo tiene amplios conocimientos sobre la cocina venezolana, sino también por todo el apoyo incondicional que brinda a cada uno de los proyectos que suman un granito de arena al crecimiento de nuestro país, un crecimiento del que soy parte junto a un montón de venezolanos que apuestan por el futuro de nuestra tierra y su gente.

Theny Valero. Director de Divina Foto y Guataco
@thenyvalero @divina.foto @guataco

Conocí al chef Harry Rivero tras una visita a su restaurante La Cantata y desde un primer momento fue capaz de sorprenderme. Por un lado estaba su técnica que era perceptible en puntos de cocción, consistencias de sopas y salsas y la construcción de combinaciones de sabores que eran capaces de evocar preparaciones tradicionales pero con su toque personal: ese elusivo término que es la “sazón” era uno de los principales argumentos de la propuesta.

También me interesó desde un primer momento la devoción de Harry por los recetarios familiares y regionales tanto del estado Lara como de otros estados venezolanos, además de su esfuerzo por identificar productos de cada uno de estos parajes y establecer relaciones con los proveedores para contar con ellos en cada servicio del restaurante.

En el transcurso de ese almuerzo, mientras Harry repasaba anécdotas de algunos de los platos que iba presentando comencé a entender también que se trata de uno de esos cocineros que no sólo es eficiente al momento de desarrollar su arte sino también es capaz de comunicarlo en un lenguaje cercano por lo que algunas aristas que podían pasar desapercibidas en un simple bocado eran descubiertas desde otra perspectiva gracias a la explicación aportada por él.

Más allá de su presencia en el panorama gastronómico a través de su servicio de catering, cuando el restaurante cerró pensé que para Harry Rivero comenzaba una etapa de reinvención hasta el próximo proyecto, de hecho, durante conversaciones personales que tuvimos durante las semanas siguientes creí confirmar mi hipótesis. Pero lo que ha ocurrido es algo bastante diferente y sorprendente que ha revelado algunas facetas muy valiosas de la labor del chef.

En primer lugar se ha acentuado su investigación, continúa esa búsqueda de recetas, sabores y productos y nos mantiene al tanto de la misa a través de sus redes sociales que se han convertido en un pequeño muestrario de la diversidad gastronómica del país vista a través de sus ojos. Luego, de algunos productos como los bicuyes, se ha convertido en embajador, defensor y difusor, al estimular el contacto del productor con cocineros y restaurantes que puedan descubrir la llamada “alcaparra criolla”. Y, sobre todo, Harry Rivero se ha convertido en un impulsor de iniciativas de formación gastronómica en un ámbito multidisciplinario que permiten a cocineros, artesanos gastronómicos y público en general profundizar en el área.

Siempre, desde nuestros espacios en la web, revistas y en la radio, defendemos el poder de la gastronomía como factor de construcción de la nacionalidad y estamos convencidos de que para que esto se fortalezca es indispensable que actores como Harry Rivero continúen con sus generosos aportes.

Jesus Nieves Montero

Director de www.esnobgourmet.com

@esnobgourmet

No podía creer que tantos platos juntos pudieran evocar el sabor venezolano tan genuino”

Cuando tuve esos platos frente a mis ojos y en mi paladar no podía dejar de estar impresionado. ¡Es que fue impactante! Era tener a Venezuela en un mismo lugar, en distintos platos, diferentes sabores y preparados todos por una misma persona, por Harry.

Recuerdo cuando fui a La Cantata y probé un plato especial hecho por este chef, una ensalada hecha con mango verde, limón, adobo y aceite de oliva. No podía creer que al sentir ese sabor ácido tocar mis papilas gustativas iba a recordar mi infancia, cuando jugaba libre en el patio de mi abuela, bajo la sombra de muchos árboles, entre ellos uno de mango que daba mucha sombra y frutos en su época, yo me inclinaba para recogerlos en una bolsa o los que cupieran en mis manos, los llevaba a la cocina de mi abuela y les echaba limón y adobo. Era mi felicidad cuando era niño, mis recuerdos cuando era feliz corriendo, siendo libre en ese patio verde.

Fue así como recordé gracias a ese plato hecho por Harry momentos únicos, mi abuela sonriendo diciéndome que me portara bien y que no comiera tanto mango porque no le iba a hacer bien a mi estómago.

Soy Gustavo Celis, viajo con mi mochila por toda Venezuela y me detengo en lo que me impresiona, en lo que me hace sentir que sigo vivo y que vengo a este mundo con un propósito. Mis viajes son poco gastronómicos, me enfoco más en la naturaleza y en mostrar que es posible viajar como un mochilero en mi país y agradezco a Harry Rivero, este chef venezolano que quiere y ama esta tierra, que se desvive por resaltar nuestros sabores y que me hizo recordar mi infancia en las tardes cuando corría en el patio de mi abuela.

Gustavo Celis
Viajero recorriendo Venezuela
#VenezuelaConMochila
gustavocelis16 Instagram

La primera vez que probé la comida del chef Harry, me quedé en silencio.

Trataba de descubrir los sabores escondidos detrás de ese arroz con pescado que sabía tanto a mi niñez. Luego, una ensalada con mango y adobo evocó a mi abuela y la sentó a mi lado mientras las dos comíamos con lentitud ese plato que era una explosión de sentidos. Cuando hablé, le dije que me gustaban los colores y me respondió que los ingredientes eran muy sencillos, solo que él no supo en ese momento que su sabor, su sencillez, era mi felicidad de veinte años atrás. Fue en ese instante cuando decidí que probaría otras cosas, que había que llevar a los amigos y dejar que Harry le contara sobre sus platos. No había falla posible: si se cocina con pasión, el plato siempre será una fiesta de recuerdos y buenos momentos. A mí, que me gusta viajar para saciar mi curiosidad, encontré en las creaciones de Harry un destino certero. Escucharlo es un viaje en sí. Por eso hablo de él cada vez que se mezclan las palabras cocina, Venezuela e innovación. Es así.

Adriana R. Herrera

Periodista de viajes
viajaelmundo en Twitter/Facebook/Instagram

He tenido la fortuna de deleitarme con los platos de Harry”

Ahora recuerdo un ceviche realmente único, con toques de parchita, es como si en cada bocado experimentara ácidos suaves y la textura del pescado consistente.

El cerdo en caja china y un terrine de conejo servido con capresa larense, estos me devolvieron el gusto por la tierra, sus sabores intensos. El sandwich abierto servido con cerdo cocido al vacio y chutney de tomate de árbol, fueron también una explosión maravillosa de sabores.

Igualmente me fascinó el puré malarabia (de batata, miel y gengibre), ensalada de lechosa y mango, me pareció muy oriental, acidito, picoso y dulce.

Harry ha sido para mi y mi familia un descubrimiento fabuloso, nos ha reencontrado con nuestra región larense de una forma delicada, suntuosa, exquisita, preciosa! Les recomiendo sus manos, su ingenio, y servicio! Impecable sin duda, profesional de gran valía!

Yayett Peralta.

Conductora del programa @Peraltaenfama por Fama 98.1

Mi apreciación muy personal sobre el trabajo de Harry”

Es un rescatista de nuestra gastronomía tradicional larense, probar su cocina es viajar en el tiempo al Barquisimeto de antes, a la comida de la abuela, sabrosa, generosa, muy #Guara.

Su evolución a la cocina estética actual nunca deja de lado los ingredientes tradicionales de nuestra tierra, hágame caso, Pruebela!

Miguel Lacle.

@medioslacle Productor Audivisual

Breve metáfora de la cocina de Harry Rivero”

“Cocina de mercado”, fue lo primero que me dijo Harry Rivero al hablar de su propuesta, que mas que un ofrecimiento fue toda una experiencia; para comprenderla realmente se necesita ir a la mesa. Y es que degustar la comida que viene de las manos de este Barquisimetano es sentirse privilegiado en múltiples sentido, es comprender la razón de toda pasión y tener noción de la entrega de un cocinero ante su labor.

No solo son sabores y olores, también es conocimiento, es vislumbrar el origen de cada ingrediente Venezolano y ser excelentemente atendido. Es que sientas curiosidad por lo que te ofrecen, lo que ves en el plato y lo que llevas a la boca; cada bocado revela un nuevo mensaje.

Porque lo que Harry Rivero llama “Cocina de mercado” no es mas que hacer del colorido de esos mercados municipales, de esos productos que expenden en las calles de nuestro país un verdadero manjar, es hacer honor a productos artesanales como los chorizos de chivo y quesos de cabra, para luego brindar con un recio cocuy o un inigualable ron.

Su ensalada de lechosa verde y de lenteja, sus ceviches y escabeches o sus golfeados, dulce o saldado, plato de entrada, principal o postre, Harry Rivero goza del conocimiento e ingenio necesario para hacer de lo sencillo una sorpresa y de los propio un gran orgullo, inesperado e inolvidable.

Mas de uno se lamenta no seguir degustando en Lara de sus platos, como consecuencia de verlo crecer en la capital, y entre esas me incluyo.

Metafórico pudiese sonar este relato, pero es que la cocina es un arte y degustar el trabajo de Harry Rivero es mas que un placer.

Rosmir Sivira.

Periodista de Turismo y Gastronomía.

“Harry nos reivindica con la cocina venezolana”

Dicen que lo bueno comienza por casa, y en este caso, por las cocinas de nuestro país, y es por esto que probar un platillo concebido por Harry, pero inspirado en la cocina tradicional venezolana, es sin duda alguna, retroceder en el tiempo y evocar esos sabores que más que sazón, textura y olor, emanan sentimientos.

El Chef larense Harry Rivero, es el responsable de enaltecer la cocina venezolana en cada una de sus ejecuciones gastronómicas. Un suspiro y un recuerdo primario es lo que viene a la boca con cada probada de sus creaciones, que más que nuevas, son un homenaje a esas recetas con las que crecimos los venezolanos desde el calor de la Guajira, el clima de altura de Los Andes, la urbe caraqueña, la sazón oriental o hasta el gusto guayanés y amazónico.

Y es que hace de cada plato, por más sencillo que sea, una ejecución magistral que eleva a las potencias gustativas lo mejor de cada ingrediente.

Recuerdo que por primera vez probé el tradicional Dulce de Paleta allá arriba en La Cantata, y me pregunté cómo es que nunca había sentido la curiosidad por conocer un poco de la historia de nuestros postres venezolanos; Harry logra eso, nos reconcilia con los fogones de nuestra tierra y nos invita a curiosear con el paladar cada uno de los tesoros que se concibieron en las cocinas de nuestros hogares generación tras generación.

Su oferta gastronómica es un viaje estado tras estado con sabores que van desde los más comunes a los exóticos, como el uso de los vicuyes, las patas de cabra y el suero aliñado que con la sazón única de Harry cobra otra dimensión.

Fátima Rivas.

Periodista. @ffarivass

Testimonio de mi visita a La Cantata, degustando los platos de Chef Harry Rivero

Al probar los platos creados por Harry Rivero, no me hizo falta moverme para viajar. Fue increíble la forma en la que mi mente viajó por Venezuela, entre aromas, texturas, sabores, recuerdos y sensaciones.

La comida nos une de una manera muy fiel a nuestro país y a nuestra identidad, y la forma en la que Harry prepara la comida venezolana, nos evoca el arraigo por lo que somos y los sabores que nos definen desde la infancia.

Recuerdo que al finalizar un exquisito arroz con pollo, descubrí un fondo de onoto sobre un trozo de hoja de plátano, fue muy gratificante recrear a la hallaca desde un plato que no tienen nada que ver con ella, esas son las relaciones que se van formando entre la mente y el paladar mientras vamos probando nuestros sabores criollos, envueltos en la fina creatividad gourmet que Hary Rivero ha ingeniado para sus comensales.

Jamás pensé que el tradicional mango con sal, que se come en muchas calles de Venezuela, pudiera transformarse en una fina ensalada, llena de colores y sabores extraordinarios.

Subiría hasta la montaña más alta solo para probar el exquisito suero aliñado, ya sea con las migas de arepa o con las empanaditas de carne.

Eduardo Monzon  Periodista @Eduardomonzn

Blog Cronicas Cambiantes